En este mural de grafiti, quise reflejar la idea, que a menudo nos trasladan sobre el concepto que tenemos que mantenernos felices pase lo que pase, y una especie de censura, a sentimientos igual de humanos que la felicidad, como pueden ser la tristeza o el cabreo. Los cuales como seres humanos imperfectos que somos, en mi opinión, es muy sano reflejar y no censurarlos.

También se desprende la idea, cada vez más extendida, de que hay que estar contentos y felices, que en función de este grado de “felicidad”, nos irán mejor las cosas, ya que atraemos cosas buenas y positivas. Personalmente no rechazo de plano esta filosofía, pero el interés por parte de los gobiernos, y que se haya puesto de moda tan rápido la “New age”, no es casualidad. Ya que desvía la responsabilidad, que en principio es del estado, en el caso de que te vayan mal las cosas, y de alguna manera te arrastra al pensamiento de que la culpa es tuya.

En este caso los niños, a los cuales admiro por su sinceridad, integridad e inocencia, creo que reflejan muy bien este tipo ideas, ya que no están tan expuestos a los dogmas sociales y son más puros en su sentido humano.

En este caso la madre con buena intención medio “obliga” a que el niño sonría para que no esté triste.

Para hacer esta obra de grafiti tardé 2 días enteros. Empezó de esta manera:

Realizado en el “Ulitza fest”

Esta parte del mural fue del segundo día, como siempre acabando por los pelos 🙂

.

Para el “Ulitza fest”

Este mural pintado a mano lo realicé para el festival organizado por Ulitza crew, en la pista de hielo de Majadahonda, se puede visitar así como el resto de obras que se realizaron en dicho evento.

Este fué el resultado final:

"Obligado a sonreir" Mural realizado para el festival Ulitza festival.
“Obligado a sonreir” Mural realizado para el festival Ulitza festival.

Las fotos del grafiti, fueron realizadas por: Patricia Alonso. Instagram: @azabache3

Call Now Button