Para este cuadro pintado a mano, así como otros murales que he realizado, intento siempre que puedo, utilizar temáticas que humildemente intenten mejorar la vida de las personas, o simplemente abrir un espacio de reflexión, dentro de la vida frenética que tenemos.

En esta ocasión he elegido un tema que siempre ha estado presente en nuestra historia.

En mi opinión, que España desde prácticamente su inicio como país fuese un imperio, es una de las razones de este enconamiento de la sociedad, que a veces ha estado más dividida y otras menos, pero por lo general, cuando hay “problemas” ya sean crisis económicas, crisis políticas…. Volvemos a experimentar estas dinámicas.

Creo que ya en el siglo de oro, escritores como Cervantes o Quevedo, se planteaban que era más importante. Si que la gente viviera bien en su país, o que los recursos de ese país se fueran a mantener el imperio y por lo tanto, hubiera deficiencias en la forma de vivir de gran parte de la gente. Este problema continuó, a medida que el imperio empezaba a dar síntomas de agotamiento.

En mi opinión el siguiente escollo importante, fue la invasión Francesa en 1808 por parte de José Bonaparte. Por un lado, había personas que pensaban que no estaban mal los principios de la revolución Francesa, separación de poderes, separación iglesia estado, la ilustración en último término. Se les llamaban los Afrancesados, Goya fue uno de ellos, de ahí su exilio.

Y otros que luchaban por Fernando VII, en mi opinión uno de los peores reyes que ha tenido España.

Después vinieron las revoluciones liberales. Y unas cuantas decisiones que arrastramos hasta los días actuales. Ya desde hacía bastante, las colonias fueron menguando hasta solo quedar Cuba y parte de Marruecos. Ya en los finales del 19, empezaron los movimientos obreros, todo ello con un clima político muy inestable.

Hubo una primera república y después una segunda cuyo final como todos sabemos fue la guerra civil.

En mi opinión la única solución que tenemos como sociedad, es aceptarnos unos a otros, independientemente de la opción política de cada uno, dado que como ha demostrado la historia no nos queda otra salida como sociedad. Cada país, en mi opinión tiene una especie de ADN, como una personalidad propia, que sale a relucir en diferentes formatos dependiendo del momento histórico. Francia tiene la suya, Alemania tiene la suya, Rusia, tiene la suya, Japón , China.. Podríamos hablar durante horas acerca de este tema. Lo que pienso que es importante, es tomar conciencia de las fortalezas y las debilidades que tenemos como sociedad, para así poder trascender en la medida de lo posible hacia una sociedad mejor.

En este cuadro pintado al óleo con toques de spray, aunque no tenga estilo grafiti, intenta reflejar, desde la mirada de una señora mayor, que probablemente haya vivido la guerra civil, la posguerra, el Franquismo, la transición, y el momento actual. Que humildemente intenta coser las dos sensibilidades que tenemos como país, a menudo irreconciliables, y que independientemente de sus convicciones políticas, trasciende en pos del bienestar general. Un me tenéis cansada de vuestras peleas, con cara de enfadada.

"La hilandera" Cuadro realizado por libre. Madrid 2019.
“La hilandera” Cuadro realizado por libre. Madrid 2019.
Call Now Button